Cómo construir un alambique

El alambique es un instrumento de metal usado para la evaporación y condensación de los alcoholes en distintas mezclas. Se data la existencia de estos instrumentos desde el siglo X, siendo los árabes quienes incursionaron con su utilización.

Normalmente eran fabricados en cobre. Esto le proporcionaba un color caldera a los más antiguos. En la mayoría de los casos –hablando desde una percepción moderna- son fabricados de acero inoxidable y distintas aleaciones. Considerando lo relevante que resulta este aspecto para muchas personas, hemos propuesto un medio de construcción de alambique en nuestro artículo.

¿Cómo construir un alambique?

Alambique1

En primer lugar, necesitarás los materiales necesarios. Estos son: hervidor u olla a presión, corcho, termo grande, enfriador de agua pequeño, termómetro, taladro, silicona o pegamento, y tubos de cobre (8 mm c/u).

Para construir un alambique se deben realizar dos hoyos en el corcho, uno para colocar el termómetro y el otro para introducir el tubo. Es necesario resaltar que, los agujeros necesitan ser un poco más angostos que los complementos, de forma que queden suficientemente apretados.

También debes Leer  Cómo hacer jabón casero de fresa

Utiliza un tubo para formar una bobina en uno sus extremos; con la finalidad de que se condense el vapor producido por el recipiente. Será necesario una recta corta y otra larga, cercana a los 15,0 cm (En ambos lados de la bobina). Para agregarle la forma espiral se pueden emplear distintas herramientas especiales o simplemente doblándolo alrededor de un objeto. Por otro lado, la bobina tiene que ser suficientemente diminuta para encajar en el termo (No más de 2,50 cm).

El enfriador será el condensador; se debe realizar una pequeña fisura en un lateral del fondo de éste, desde la cual, saldrá una parte del tubo. Se procede a ocultar la bobina en el condensador, pasando el extremo corto por el agujero del fondo. Una vez que se haya ajustado perfectamente, se sellan los bordes con silicona. Después, se arregla la parte larga de la bobina para que atraviese el hoyo superior.

Cuando el tubo salga del agujero superior se deben cortar unas pocas pulgadas, de esta forma, la tapa será mucho más sencilla de manipular. Cabe resaltar la importancia de tener una sección separada que pueda extenderse y que apunte directamente al hervidor. Luego, conéctalas con los acoplamientos.

También debes Leer  Cómo hacer pompas de jabón resistentes

Une el tubo y el recipiente, uniendo el extremo más largo de la bobina al hervidor. Se debe tener cuidado en no introducirlo completamente, sino, con el objetivo de alcanzar el interior. Es decir, no debe tocar el líquido.

¿Cómo funcionan los alambiques?

El proceso de funcionamiento completamente sencillo, a pesar de que la selección de los distintos alcoholes forma parte de una técnica compleja. Los alambiques clásicos poseen un capitel, caldera, conjunto de refrigeración y cuello de cisne.

La manera más óptima de hacer funcionar el alambique consiste en calentar la mezcla destilar en la caldera. En el momento que se aumenta la temperatura podemos separar los más volátiles que ascenderán desde el capitel.

En caso de que deseemos un destilado de más óptima calidad, siempre podemos efectuar varias destilaciones para que los alcoholes resulten más puros.