Saltar al contenido

¿Qué es la tripofobia?

El miedo a los agujeros es algo real, que afecta a muchas personas y que aunque se ha hablado naturalmente de él se trata de un problema serio que de no tratarse puede perjudicar el estilo de vida del que lo padece.

Te puede interesar: Cómo dejar de roncar

Si quieres saber más del tema o te gustaría hacer una comparativa de los síntomas, te explicamos qué es la tripofobia.

¿Qué es y por qué se da la tripofobia?

Tripofobia1

Se entiende en simples términos a la tripofobia como la fobia a los agujeros o la fobia a las figuras geométricas consecutivas. Quien padece esta fobia sufre grandemente, pero ¿Qué es exactamente y a qué se debe?

Causas del problema

Se atribuye al origen de esta afección, un mecanismo de defensa del organismo. Esto es porque así como ocurre en algunos animales, el cuerpo puede identificar un agente que le hace daño. En este caso, muchos animales venenosos tienen ‘señales de alerta’ en sus cuerpos o piel. 

Las arañas, algunas serpientes y hasta sapos venenosos tienen formas geométricas peculiares y llamativas en sus pieles, además de los colores resaltan porque son repetitivas y están juntas.

Se cree que el organismo puede detectar esto y ya que el estrés es el mecanismo de defensa humano, se activan todas las alarmas. Claro, esto no pasa con todos y es solo una teoría.

Las fobias tienen su origen en alguna experiencia traumática o influencia del entorno (como el caso de la xenofobia). ¿Has tenido malas experiencias con agujeros, formas geométricas? ¿O tal vez viste una película que hizo nacer este miedo?

Síntomas de la tripofobia

Los síntomas son los típicos de estrés postraumático.

También debes Leer
Consejos para un viaje seguro a la montaña

La experimentación de ataques de pánico, ansiedad, palpitaciones u opresión del pecho al exponerse a estas formas o agujeros son muy comunes. Acompañados de náuseas, repulsión, mareo, disnea y hasta síncope. 

También se puede experimentar sudoración excesiva y temblores.

¿Existe un tratamiento?

Claro que sí es posible tratar la tripofobia. El tratamiento empleado es meramente psicológico aunque se puede añadir el uso de medicamentos para tratar los síntomas.

Los recursos usados muchas veces es exponer poco a poco al que lo padece a estas figuras, con imágenes por tiempo prolongado hasta que eventualmente pueda manejar mejor la ansiedad y otros síntomas por sí solo.

Para atacar la tripofobia por influencia social, se usa el recurso informativo. Poco a poco se va informando al paciente intentando abrir su mente para un cambio de mentalidad sobre el objeto de la fobia. Se le invita a abrirse y tratar el tema.

Como se venía diciendo, algunas veces es necesario el uso de medicamentos antidepresivos, ansiolíticos y similares para tratar síntomas muy severos. Esto sólo se usa en casos extremos, en los que los síntomas afectan la vida del que sufre esta fobia.

Existen varios tipos de Tripofobia, la extrema, que afecta en la visión de formas y todos los aspectos del entorno que involucren estas figuras y, la de la piel. La persona teme padecer erupciones y trastornos de la piel con estas características.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus seguidores.